El Dios Kon

Kon es un antiguo dios costero de la mitología peruana, adorado por culturas como Paracas y Nazca.

Hijo del sol que fue el creador del mundo, dios volador sin huesos ni carne, pero tenía forma humana, era rápido e intrépido. En el principio. Kon creó el mundo y pobló las tierras bajas cercanas al mar con variedad de plantas y animales. Brindó agua y frutos a sus hijos los humanos sin que sientan la necesidad de trabajar su tierra.

 

Dios Kon
Dios Kon

 

Mientras pasaba el tiempo, sus criaturas se olvidaron de su creador, le dejaron de obsequiar ofrendas ya que llegaron a sentirse auto suficientes. Al ver esto, Kon amenazó con castigarlos, pero los humanos dejaron de temerle, entonces el dios los castigó quitándoles las lluvias y transformando las tierras fértiles en inmensos desiertos costeños, dejando sólo algunos ríos para que con esfuerzo pudieran subsistir.

Habitantes de la costa
Habitantes de la costa

 

Los habitantes empezaron a morir, cuando Chaklla, un rey del valle del Mantaro que decidió sacrificarse por todos, subió hasta la parte más alta de una coordillera en Ticlio y pidió que lo enterraran dejando un pequeño agujero por donde correrían sus lágrimas, que posteriormente formarían el río Mamaq, ahora llamado el Río Rímac. Su amada, la princesa Kisa, subió hasta el pico de la coordillera de San Pedro de Cata y de la misma manera rogó que le pasara lo mismo que a Chaklla, sus lágrimas formaron el río Santa Eulalia que al converger en un punto con el Río Rímac pudo volver fértil otra vez el valle de Lima.

Desde las tierras del sur llegó Pachacámac, también hijo del Sol, desterró a Kon y destruyó su creación para hacer una nueva generación de hombres y proveerlos de todo lo que necesitaban.

Dios Pachacamac
Dios Pachacamac

 

El cronista mexicano de las guerras civiles del Perú, Pedro Gutiérrez de Santa Clara (1521 -1563) escribió:

Tiempo después, llegó a la tierra otro dios, más poderoso que Cons, llamado Pachacámac, que quiere decir hacedor del mundo o reformador, el cual destruyó todo lo que había hecho Cons. A los indios que Cons había creado los convirtió en simios o monas, y los envió a vivir a los Andes y a los valles que hay por allí. Pero, misericordioso, Pachacámac creó a otros hombres y muchas indias muy hermosas, así en la serranía como en los llanos. 
   Los que poblaron la serranía, hallaron una tierra fresca, por haber salido recién del diluvio.

pachacamac001

 

Luego de haberse retirado ambos, el Sol y la Luna, presentes todos los días, quedaron como dioses principales pero no como creadores.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s